Saltar al contenido principal

Proceso de solicitud y distribución de equipos de protección personal (PPE)

La Oficina de Servicios de Emergencia de California (California Office of Emergency Services, Cal OES) y el Departamento de Salud Pública distribuyen mascarillas y cubiertas faciales de tela como parte de un esfuerzo de gran alcance para apoyar al personal médico y a los californianos que trabajan en la primera línea para reabrir la actividad económica en nuestro estado mientras se continúa acotando la propagación del coronavirus (COVID-19).

La prioridad del estado sigue siendo garantizar la seguridad de los trabajadores sanitarios críticos y los californianos que trabajan en la primera línea de la respuesta a la COVID-19.

Hasta la fecha, el estado ha entregado a los condados decenas de millones de mascarillas y otros equipos de protección personal para salvar vidas.

La siguiente información describe quién necesita una mascarilla, cómo preservar las mascarillas existentes y cómo pueden las personas de las industrias de primera línea hacer más pedidos en situaciones de emergencia.

¿Quién necesita una mascarilla?

Tanto Cal OSHA como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) recomiendan usar cubiertas faciales de tela en lugares públicos donde otras medidas de distanciamiento social son difíciles de mantener (por ejemplo, supermercados y farmacias), especialmente en áreas de transmisión comunitaria significativa.

Los funcionarios de salud también recomiendan el uso de cubiertas faciales de tela simples para retrasar la propagación del virus y ayudar a las personas que pueden tener el virus sin saberlo a evitar que lo transmitan a otras personas. Las cubiertas de tela para la cara hechas con artículos para el hogar o hechas en casa con materiales comunes a bajo costo se pueden usar como una medida de salud pública voluntaria adicional.

No se debe colocar cubiertas de tela para la cara a niños menores de 2 años, ni a ninguna persona que tenga problemas para respirar o que esté inconsciente, incapacitada o que no pueda quitarse la mascarilla sin ayuda.

Las cubiertas de tela para la cara recomendadas no son mascarillas quirúrgicas o respiradores N-95. Esos son suministros críticos que deben continuar reservados para los trabajadores sanitarios y otros socorristas médicos, según lo recomendado por la guía actual de los CDC.

Obtenga más información sobre el uso de una cubierta de tela para la cara para ayudar a disminuir la propagación de la COVID-19.

Estrategias de preservación de mascarillas y otros PPE

Si la legislación o alguna regulación exige equipo de protección personal (Personal Protective Equipment, PPE) como parte de las tareas rutinarias realizadas por los trabajadores de infraestructura esencial crítica:

  • Extienda los tiempos de uso de los PPE no dañados y que no estén visiblemente sucios, e implemente políticas y procedimientos ampliados de reutilización del PPE que se encuentre en las instalaciones.
  • Adapte e implemente estrategias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para la atención médica a fin de optimizar el suministro de PPE y equipos, y las mejores prácticas para mantener los suministros de PPE.
  • Implemente estrategias de descontaminación y reutilización de respiradores faciales con filtro como medidas de contingencia y capacidad para crisis.
  • Comprenda y rastree los requerimientos de PPE y las burn rates (tasas de consumo). Utilice la calculadora de tasa de consumo de PPE de los CDC si no tiene los medios para hacerlo.
  • Use tipos o fuentes alternativas de PPE para respaldar las operaciones necesarias. Use protección respiratoria aprobada por el National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH) que no haya sido previamente aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA). Manténgase alerta a los sitios web de la FDA y la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (Occupational Safety and Health Administration, OSHA) para enterarse de actualizaciones y anuncios sobre moderación de la aplicación y autorizaciones de uso de emergencia.
  • Consulte la guía del NIOSH de los CDC sobre estrategias para conservar, extender y responder a la escasez en el suministro de respiradores faciales con filtro (Filtering Facepiece Respirators, FFR) utilizados en sitios de trabajo que no son de atención médica, como la fabricación y la construcción.

Si la legislación o alguna regulación no exige PPE como parte de las tareas rutinarias realizadas por los trabajadores de infraestructura esencial crítica:

  • Implemente medidas de reducción de exposición, como controles de barrera (por ejemplo, barreras de Plexiglass, sistemas de ventilación mejorados) y prácticas de trabajo seguro, como ajustar las operaciones comerciales para aumentar el espacio físico entre los empleados. Consulte la Guía provisional para empresas y empleadores para planear y responder a la COVID-19 de los CDC para obtener más información sobre cómo reducir el riesgo general de exposición en el lugar de trabajo.
  • No intente adquirir PPE de uso médico o industrial para dichos empleados. Es probable que dicho PPE no esté disponible y se requiera para otras funciones de infraestructura crítica de mayor prioridad. Las mascarillas quirúrgicas o los respiradores N95 son suministros críticos que deben continuar reservados para los trabajadores sanitarios y otros socorristas médicos, según lo recomendado por la guía actual de los CDC.
  • En su lugar, siga las pautas de los CDC sobre el uso de cubiertas faciales de tela simples. Los CDC recomiendan usar cubiertas de tela para la cara en lugares públicos donde es difícil mantener otras medidas de distanciamiento social (por ejemplo, salas de control, pisos de producción), especialmente en áreas de transmisión comunitaria significativa. 
  • Si no se encuentran a la venta cubiertas de tela para la cara, se pueden confeccionar con materiales comunes a bajo costo. Siga las orientaciones de los CDC sobre cómo hacer y usar cubiertas de tela para la cara.

Todas las industrias deben seguir la orientación del gobierno para ayudar a los trabajadores más críticos a regresar rápidamente al trabajo después de una posible exposición a alguien con COVID-19, siempre que esos trabajadores no presenten síntomas.

Adquisición de PPE en caso de escasez

Si después de minimizar la necesidad de PPE a través de las estrategias antes descritas los trabajadores de infraestructura esencial crítica aún requieren PPE para realizar sus tareas, las organizaciones deben:

  1. Continuar trabajando con proveedores normales y alternos del sector privado para obtener PPE. Puede ser necesario identificar múltiples opciones de proveedores y priorizar las necesidades a corto plazo frente a las necesidades a largo plazo.
  2. Si los proveedores no pueden satisfacer sus necesidades y el PPE se requiere con urgencia, envíe una solicitud de asistencia a la agencia de gestión de emergencias de su condado o al Departamento de Salud Pública del condado. Si la gestión local de emergencias no puede atender el déficit de PPE, puede referir el asunto al Centro de Operaciones del Estado. Si el estado no puede atenderlo, este puede enviar una solicitud de apoyo a su Centro de Coordinación de Respuesta Regional de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Federal Emergency Management Agency, FEMA).

El proceso para ordenar mascarillas y otros suministros del estado funciona de la siguiente manera:

Nivel de empleador

La primera prioridad de los empleadores de los sectores de infraestructura crítica es garantizar que los empleados y las personas a las que atienden tengan acceso a mascarillas protectoras y otros PPE necesarios para realizar sus tareas de manera segura. El empleador tiene la responsabilidad principal de la adquisición y la distribución de PPE de emergencia. Cuando la capacidad del empleador para adquirir y distribuir mascarillas sea insuficiente para satisfacer la demanda o esta exceda, o se prevé que excederá la capacidad del empleador para hacerlo, debe comunicarse con su condado o área operativa.

Gobierno local/nivel de condado

La primera prioridad de la ciudad/condado o el distrito especial es garantizar que las personas a las que atienden tengan acceso a PPE mientras realizan funciones críticas para frenar la propagación de la COVID-19 y comenzar a reabrir la economía. El gobierno local es responsable de la adquisición y la distribución de PPE de emergencia dentro de su jurisdicción. Cuando la demanda de adquisición y distribución de PPE de emergencia exceda o se anticipe que excederá su capacidad para hacerlo, el gobierno local/distrito especial debe comunicarse con el centro regional de operaciones de emergencia.

Nivel regional

Cuando la demanda de adquisición y distribución de PPE de emergencia exceda o se anticipe que excederá su capacidad para hacerlo, la región se pondrá en contacto con el estado para solicitar asistencia.

Nivel estatal

Cal OES coordinará que se proporcione apoyo y recursos de PPE a las operaciones a nivel de campo. Si la respuesta de emergencia requiere recursos más allá de la capacidad del estado, Cal OES puede solicitar recursos a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), el Pacto de Asistencia para el Manejo de Emergencias (Emergency Management Assistance Compact, EMAC), asociaciones públicas, privadas u otras fuentes.

Inicio Buscar Volver al principio